Sobre mi

Mi nombre es Paloma Pomares Moraga, madrileña, nacida en España y con dicha nacionalidad y acento.

Desde muy pequeña, con solo 8 años, me sentí atraída por el doblaje tras ver una película de animación, de cuya voz del personaje principal quedé prendada en cuanto la escuché. Por aquel entonces, allá por el año 1994, desconocía de esta bella profesión, pues no era tan accesible tener la información correspondiente.

Pero nunca olvidé esa sensación: una voz de un personaje animado que, claramente pertenecía a una persona física, me provocaba felicidad, me ensimismaba, disfrutaba al oírla.

Desde ese momento, decidí que quería conocer más a fondo esta profesión. Y quién sabe, dedicarme a ella.

Tras muchos años, durante los cuales mi atención se diversificó por múltiples caminos, decidí que era el momento de trabajar activamente en mi formación en esta profesión. Lamentablemente, por temas laborales, los horarios no eran demasiado fáciles para compaginar con estos estudios, por lo que opté por buscar alguna escuela online. Esto no era demasiado común allá por principios del año 2017, pero logré contactar con una que me ha dado gran parte de mi formación y que me ha aportado logros muy importantes durante mi aprendizaje: la escuela de Guillermo Morante. Por suerte, también me dio la oportunidad de trabajar en atril con mis compañeros y profesor, aportándome esa experiencia que es indispensable.

Esta escuela me ha proporcionado seguridad en mi misma, dotes actorales en cuanto a doblaje, formación en cuanto a locución de anuncios, audiolibros, documentales, publicidad…, además de un aprendizaje basado en la confianza, sinceridad y en el compañerismo. Sin duda, Guillermo ha sido -y sigue siendo- un profesor en el que puedo confiar, y le agradeceré siempre esta formación.

En el año 2020, mis circunstancias cambiaron laboralmente, y me encontré en ese gran grupo de gente que había perdido su fuente de ingresos principal. Decidí aprovechar la oportunidad y complementar mi formación en dos escuelas más:

Una fue la escuela TodoJingles, con Sergi Carles. Hice un curso intensivo de locución publicitaria en el que aprendí muchísimas cosas sobre este campo de la locución. Sergi es un profesor muy profesional, amable, sincero y claro, dispuesto a probar diferentes métodos para hacernos ver lo que se busca en publicidad. Sus clases magistrales me han servido de mucho, y no dudaría en volver a cursar en su escuela otro módulo muy pronto.

La segunda escuela en la que he estado es Sonologic. Con los profesores Pachi Aldeguer y Juan Perucho, unos maravillosos profesionales, durante más de 6 meses disfruté de sus conocimientos en el arte del doblaje. Con medios muy buenos, una dirección insuperable, compañerismo, buen rollo y, sobre todo, unas lecciones difíciles de olvidar, esta escuela me ha aportado mucha profesionalidad y conocimiento del medio, además de unas compañeras que me han hecho valorar muchísimo más esta profesión y esta escuela.

Tras todo este resumen de mi pasión y mi formación en este medio, espero y deseo poder seguir escribiendo mucho más.

Paloma